29 septiembre 2004

Ya que parece que os gusta el tema.
(¡Qué jugo tiene Google!)

Imagino que muchos ya habréis pasado por Barrapunto y os habréis enterado de esto.

Pues como aquí parece que también triunfa el tema, voy a copipastear un comentario mío a la pregunta que imagino que en ambos blogs sembrará la polémica. Lo he titulado "Y yo digo:"

Si google ofreciese esos enlaces, ¿no podrían los chinos acceder al cache de google para leerlos? Si así fuese, me parecería normal que Google no los mostrase.. ¿arriesgarse a perder todos los millones de usuarios chinos?

Y aunque los chinos no tuviesen acceso al cache, el gobierno chino tampoco querría que los chinos googleadores supiesen que existen enlaces a los que su gobierno no les deja ir... ¿arriesgarse aperder todos los millones de usuarios chinos?

Seguro que muchos empiezan con el rollo del demonio Google en persona... pero a mí, esta noticia, sólo me muestra cómo Google mantiene su política de ofrecer unos servicios que tengan al consumidor contento. En los países 'capitalistas' el consumidor es el señor 'x', y en los 'comunistas' el consumidor es un Estado 'y' . Al señor 'x' le doy esa sensación de libertad que le produce ver millones de links y escoger el que más le parece gustar; al Estado 'y' le doy esos links que él quiere ver para mantenerse como un Estado unido.

El problema es cuando el sistema 'x' recuerda al señor 'x' lo feliz que es contándole cómo el ciudadano 'y' sufre censura desde el Estado 'y'. Pero sin contar cómo el sistema 'x' necesita aprovecharse de la prosperidad ofertada por el Estado 'y' a sus ciudadanos 'y' que como consumidores son unos perfectos señores 'x'. Al mismo tiempo que el Estado 'y' se aprovecha de las ganas que tiene el sistema 'x' de vender...

Es una movida en la que no pintamos nada... así que mejor dejarla correr.


PS- Efectivamente, me estoy citando a mi mismo en un acto de suprema egolatría. Imagino que influirá que estoy atronando a los vecinos con un disco bien potente: Naughty little doggy de Iggy Pop. No discutiría sobre la calidad musical del mismo, pero me parece que es uno de sus discos en solitario que recoge mejor la fuerza del directo de este Aquiles de los escenarios.