12 diciembre 2005

Re-rebalución

Entramos en una época de transición y tras la misteriosa aparición de un artículo en el título de este blog, siguen pasando cosas extrañas de entender. Con la llegada del dominio EddR.net podemos ver el embrión de lo que será rabadilla.net v2.0 y descubrir que ya están accesibles los esqueletos de lo que serán nuevos lugares de diversión.

No sé si recuerdan que un día anuncié la llegada de The Rabadilla Project como el proyecto vacío, a la escucha, capacitado para hacer cosas. Pues ha recibido unos cuantos impulsos que veamos a dónde nos llevan.

Por el instante, además de los armazones antes mencionados, tenemos una lista de correo abierta a los que quieran discutir o participar en el desarrollo de los actuales pasos del proyecto y proponer nuevas opciones (aprovechando este momento cinético). Necesitamos todo tipo de hombres y mujeres, así que cuidado con las excusas que cada uno se pueda inventar.

10 diciembre 2005

Eternidad, instante y duración en Spinoza

En el siguiente texto me propongo coordinar varios aspectos absolutamente centrales en la obra del filósofo Baruch Spinoza, partiendo de su correspondencia con Blyenbergh hasta llegar al punto muerto de ésta al tratar de la instantaneidad de la esencia, mostrando a continuación como la salida se encuentra en la Ética y en el concepto de duración, aún sin publicar cuando se intercambiaron las misivas.

De toda la significativa correspondencia de Spinoza, quizá sean las cartas dirigidas a y recibidas de Blyenbergh las más apasionantes, por la doble razón de que nos revelan en gran medida el temperamento de Spinoza y nos poporcionan una puerta de entrada a la innovación que supuso la Ética respecto al anterior pensamiento de Spinoza. Se trata de siete cartas, de la XVIII a la XXIV, y han sido llamadas en numerosas ocasiones las "cartas del mal", ya que éste es uno de los principales temas tratados en ellas.

Blyenbergh es un ferviente admirador de Spinoza que se declara libre de la obligación de trabajar y afirma dedicarse tan sólo a la búsqueda de la verdad. La razón de su carta inicial es que Spinoza le aclare un pequeño problema que él encuentra en los primeros textos del filósofo y que, en su condición de creyente, le inquieta sobremanera: el problema del mal. Blyenbergh le recuerda a Spinoza que, para él, Dios es la causa de todo movimiento y que, fuera de él, no existe ninguna causa motriz. Este movimiento incluye el de la voluntad, de modo que, sigue Blyenbergh, Dios es el causante de todo movimiento de la voluntad humana, es decir, Dios es el causante de que los hombres deseen y hagan lo que efectivamente desean y hacen. El ser humano es incapaz de efectuar ningún movimiento por sí sólo, de modo que, o bien la mala voluntad (la que tiende al mal) no es mala, o Dios es la causa inmediata del mal.

Después de señalar que "of all things that are not under my control, what I most value is to enter into a bond of friendship with sincere lovers of truth" (XIX), Spinoza no pierde tiempo en vanas explicaciones y declara explícitamente que "I cannot concede that sin and evil are anything positive" (XIX). Ampliando un poco más su declaración, Spinoza escribe que cualquier cosa, considerada aisladamente y sin compararla con nada más, "possesses a perfection coextensive in every case with the thing's essence" (XIX). Dicho de otra manera, consideradas por separado, todas las cosas son igual de perfectas desde el momento en que poseen esencia y la única manera de poder llegar a concebir algo como imperfecto es comparándolo con otra cosa que posee una mayor perfección. Imaginemos, por ejemplo, a un hombre pecador y a otro virtuoso. Spinoza señala que la única manera de atribuir una perfección mayor al segundo que al primero es considerar a ambos como individuos de una especie abstracta (ser humano), concebir que la perfección del ser humano se mide en función de la virtud y, a continuación, percatarse de que el segundo se acerca más a este ideal que el primero. Pero todo esto es obra de la imaginación, ya que, considerado en sí mismo, el hombre pecador no es menos perfecto que el virtuoso, debido a que ambos expresan una esencia igual de perfecta.

El ejemplo de Spinoza es el del hombre ciego, de quien dice que en él no se da ninguna privación, ya que, estrictamente hablando, la privación no es nada, se trata tan sólo de un ens rationis, producto de la imaginación al comparar el hombre ciego con otro que ve. Spinoza llega a decir que pensar que el hombre ciego es menos perfecto porque no puede ver es lo mismo que pensar que la piedra es menos perfecta porque tampoco puede ver. Es decir, es tan absurdo comparar dos posibles estados de un ser como dos seres diferentes. En palabras de Spinoza y tomando el ejemplo que Blyenbergh había señalado como ejemplo de mal "consentido" por Dios: "to ask God why he did not give Adam a more perfect will is no less absurd than to ask why he has not bestowed on a circle all the properties of a sphere" (XIX). Adán, mediante su acción, no hace otra cosa que expresar la esencia que le es dada por Dios y su perfección sólo puede alcanzar hasta lo que su esencia le permite.

Blyenbergh señala, continuando el bíblico ejemplo, que Dios ordenó a Adán de que no hiciera el mal, de que no probara el fruto del árbol del bien y del mal, algo absurdo si, según Spinoza, este mismo Dios es la causa del movimiento de la voluntad de Adán hacia este mismo fruto. Implacable, Spinoza señala que las palabras del Señor son malinterpretadas si se ven como orden, ya que en realidad se trata de una advertencia o, incluso, una nota informativa. Así, Dios no ordena a Adán que no pruebe el fruto, sino que le informa de que, si lo hace, morirá.

Insatisfecho, Blyenbergh le presenta a Spinoza una disyuntiva: "either (...) there is some evil, or, if not, (...) there can be a privation of a better state" (XX). Esforzándose por mantener sus convicciones, Blyenbergh se niega a creer que es imposible que un ser humano sea peor que otro y defiende que es posible convertirse en mejor o peor persona mediante nuestras acciones ya que, si no, "you make me dependent on God in the same way as elements, sones, plants, etc." (XX). Es decir, si en todas mis acciones expreso la esencia que me ha sido dada por Dios y tan sólo esa esencia y mi perfección es siempre la que esa esencia me permite, ¿qué ocurre con la libertad de hacer el bien y el mal? Para Blyenbergh, negar esta libertad y hacerme absolutamente dependiente de Dios es equivalente a rebajar al ser humano a la altura de los animales e, incluso, de lo inanimado, ya que estos dependen de Dios en la misma medida que nosotros y expresan la esencia que les ha sido dada de la misma manera.

En este punto de la correspondencia, Blyenbergh empieza a escandalizarse con la postura spinoziana y, maliciosamente, hace la siguiente pregunta: "why not secretly kill the man who gets in my way?" (XX). Si toda acción por mi parte no hace más que expresar la esencia divina y de ninguna de ellas puede decirse que sea mejor que la otra, sino que todas son perfectas desde el momento en que expresan la esencia, ¿por qué no optar por el asesinato, si éste me es conveniente?

Para estas alturas, Spinoza ya se ha percatado de que Blyenbergh no busca la verdad con tanto ahínco como señala y ya ha leído la carta en la que éste le declara el inmenso respeto que siente ante la Escritura y cómo ésta constituye su principal autoridad. De este modo, el filósofo holandés escribe: "I hardly believe that our correspondence can be for our mutual instruction" (XXI). Además, Spinoza le señala a Blyenbergh que, si el hecho de negar a Dios como juez castigador de las "malas" acciones tiene como consecuencia que a Blyenbergh no se le ocurra ni una sola razón para hacer el bien en vez del mal, esto dice más del admirador que de Spinoza. En palabras de éste: "he who refrains from so doing [evil] by fear of punishment (...) in no way acts from love and by no means embraces virtue" (XXI).

Reflexionando sobre las implicaciones de la imposibilidad spinoziana de un progreso del bien al mal o de una mayor perfección a una menor, un inteligentísimo Blyenbergh le señala al filósofo que, entonces, lo que él defiende es que "nothing pertains to an essence than that which it possesses at the moment it is perceived" (XXII). En otras palabras, lo que Spinoza presenta es una instantaneidad de la esencia. El pensamiento no deja de ser inquietante: todas las cosas son tan perfectas como pueden serlo en función de las afecciones que tienen. Todo es tan perfecto como puede, dadas las circunstancias, es decir, todo expresa la máxima perfección posible en todo momento.

En la cumbre de la discusión, Blyenbergh le reprocha a Spinoza que "you shun the things I call wicked because they are opposed to your particular nature, not because they contain vice in themselves" (XXII), como uno rechaza una comida que no le gusta no porque sea intrínsecamente mala ni porque nadie vaya a castigarle por hacerlo, sino porque, sencillamente, no le agrada su sabor. Y lo más maravilloso de esto es que Spinoza afirma que así es y, en una última provocación, le señala que "he who saw clearly that he would (...) enjoy a more perfect and better life or essence by engaging in villainy than by pursuing virtue would (...) be a fool if he die not to do just that" (XXIII). La situación, recapitulemos, es la siguiente: las acciones o las cosas no son intrínsecamente malas o buenas, sino que, desde el momento en que expresan una esencia, son perfectas; no existe un Dios juez que nos vaya a castigar por optar por lo que él consideraría malo; las acciones malas pueden en ocasiones ser apetecidas; ¿qué nos impide llevarlas a cabo si nos convienen? Según Spinoza, absolutamente nada. Toda acción que conlleve a "enjoy a more perfect and better life or essence" (XXIII) debe ser realizada, es "buena".

Volvamos un segundo a la instantaneidad de la esencia para ver cómo enlaza con la vida o esencia más perfecta de la que nos habla Spinoza. Si a mi esencia solo pertenece la afección que experimento aquí y ahora, no me falta nada. Cualquier conocedor del pensamiento spinoziano se sorprendería ante esta aseveración, ya que el filósofo holandés defiende en muchos otros lugares que las esencias singulares son eternas. Aún así, existe una manera de conjugar la eternidad e instantaneidad de la esencia, y es señalar que las esencias no duran.

En el anterior párrafo he llamado la atención sobre Spinoza recomendando a todo ser humano que lleve a cabo la acción que le lleve a una más perfecta y mejor vida o esencia. Desearía dirigir la atención del lector hacia ese "más y mejor", que señala una posibilidad de cambio en la esencia, posibilidad negada tanto según una instantaneidad como una eternidad de la esencia. Es decir, cuando parece desorientado y torpe en su razonamiento, Blyenbergh ha obligado a Spinoza a reconocer indirectamente que no puede huir de la duración si quiere hablar de un devenir-mejor o devenir-peor, imprescindible para la Ética. En otras palabras, la esencia no admite tan sólo ser concebida sub specie aeternitatis o sub specie instantis. Expliquemos un poco más este aspecto, siguiendo a Deleuze en sus clases sobre Spinoza y pivotando sobre los tres términos: eternidad, instante y duración.

La eternidad es el modelo de la esencia y la instantaneidad es la modalidad de la afección de la esencia. La afección (affectio) es un corte instantáneo, aquello que me constituye en un momento concreto, el efecto instantáneo de una imagen de cosa sobre mi, por ejemplo, una percepciones son afecciones. Pero el afecto (affectus) es algo muy diferente y esta diferencia terminológica entre affectio y affectus ha sido en ocasiones pasada por alto. El afecto implica un cambio, una transición envuelta por toda afección.

En este punto conviene tener en mente el posterior concepto bergsoniano de duración como paso vivido, aquello que forzosamente se halla entre dos instantes, por muy cercanos que se encuentren. El paso de un estado a otro no es un estado. Aquí nos encontramos el tercer aspecto de la esencia tras la eternidad y el instante: la duración. En palabras de Deleuze: "el afecto o lo que toda afección envuelve y que, sin embargo es de otra naturaleza, es el paso, la transición vivida del estado precedente al estado actual o del estado actual al estado siguiente".

La esencia pertenece a sí misma bajo la forma de la eternidad, la afección pertenece a la esencia bajo la forma de la instantaneidad, el afecto pertenece a la esencia bajo la forma de la duración. ¿Pero en qué consiste este paso, este afecto? Es el aumento o la disminución de mi potencia, aún infinitesimal. Pongamos un ejemplo: me estoy duchando y el agua se encuentra a una temperatura ideal, me encuentro a gusto, de repente alguin enciende el grifo de la cocina y el agua de mi ducha se vuelve helada, lo que me desagrada. En cada uno de los instantes he sido tan perfecto como podía serlo en función de mis afecciones pero mi potencia ha disminuido.

Los afectos son disminuciones y aumentos de potencia vividos y no forzosamente conscientes y encontramos que pueden ser de dos tipos: alegrías (aumentos de potencia) y tristezas (disminuciones de potencia). Una cosa me afecta de tal manera que me embarga la tristeza y mi potencia disminuye porque sus relaciones no convienen con las mías. Una vez más, oígamos a Deleuze: "en términos de afecctio, yo diría que la cosa tiene relaciones que no se componen con las mías y que tienden a descomponer las mías; en términos de affecto, yo diría que esa cosa me afecta de tristeza y entonces, por eso mismo, disminuye mi potencia".

Siguiendo el ejemplo de la ducha, odio la persona que enciende el grifo, pues hace disminuir mi potencia, pudiendo decirse que odiar es querer que aquello que nos entristece desaparezca. De este modo, vemos que es la tristeza la que engendra el odio pero, paradójicamente, también la alegría, ya que, si la cosa que odio desaparece, experimento alegría. Empleando terminología más nietzscheana, podríamos hablar del hombre del resentimiento, como aquel en quien todas las alegrías están envenenadas por las tristezas iniciales, aquel en quien toda alegría presupone un odio y una tristeza anteriores.

En la Ética, para significar nuestros encuentros con los cuerpos, Spinoza habla de occursus. Cuando ocurre un occursus entre mi cuerpo y otro cuyas relaciones que no se componen con la mía tiene lugar el fenómeno de la fijación, según el cual, en palabras de Deleuze, "una parte de mi potencia esta consagrada enteramente a investir y a localizar el trazo sobre mi del objeto que no me conviene". En otras palabras, dedico una parte de la magnitud de mi potencia a impedir que el objeto me afecte, a ponerlo a distancia. Esta potencia está mal utilizada, es potencia perdida que podría haber sido usada para otros fines. Si, por el contrario, me encuentro con un cuerpo cuyas relaciones se componen con las mías no hay una fijación, sino que las dos cosas de las que las relaciones se componen forman un individuo superior del que pasan a ser partes.

Aumentar nuestra potencia es componer relaciones tales que la cosa y yo sólo somos dos sub-individualidades de un nuevo individuo formidable. La Ética es un severo reproche a todos los cultivadores de tristeza, a todos aquellos que defienden la necesidad de la tristeza. En un amor de alegría las relaciones se combinan de tantas maneras que hablamos de un inventar continuo, creamos un nuevo individuo que no pre-existe a nustra combinación, sino que es creado precisamente por ella.

Como ser humano, yo soy un grado de potencia, en palabras de Spinoza, "una parte de la potencia de Dios", que puede variar, en función de mis occursus. La teoría de la individuación spinoziana es cuantitativa, en el sentido de que lo que me hace único es mi grado de potencia, irrepetible. En terminología deleuziana, no dejo de ser una vibración, que se da entre un mínimo (la muerte) y un máximo (la alegría o beatitudo, que se identifica con la experiencia de la eternidad).

Hemos hablado de dos tipos de afectos: de alegría y de tristeza. Ambos son afectos de aumento o disminución, afectos-pasiones, que no dependen enteramente de nosotros, sino, por lo menos en parte, de un mundo que nos supera. Si hablamos de alguien que posee al máximo la potencia de actuar, estrictamente hablando ha pasado de la pasión a la acción y, mientras que las pasiones pueden ser alegres o tristes, el régimen de la acción es tan sólo alegría. Recurramos una vez más a Deleuze: "las alegrías-pasión son todas aquellas que se definen por el aumento de la potencia de actuar, las alegrías-acción son todas aquellas que se definen como derivando de una potencia de actuar poseída". La alegría-acción es el afecto bajo el cual la esencia se afecta a sí misma, a diferencia de la alegría-pasión, que es provocada por algo distinto a sí misma. En la beatitud soy siempre yo el que me afecto, no hay nada exterior a mí, es decir, he adquirido una tal potencia en la composición de mis relaciones que he compuesto mis relaciones con el mundo entero, con Dios.

Como ser en el mundo, me encuentro a merced de mis encuentros para que mi potencia aumente o disminuya. Me veo obligado a experimentar, a descubrir lo que amo y soporto, llegar a encontrar por experiencia con cuales relaciones se componen las mías y sacar las consecuencias. Rousseau llama a esto el materialismo del prudente, el primer esfuerzo de la razón, que es evitar aquello que no me conviene y buscar aquello que sí. Cada uno tiene una vaga idea de lo que es capaz y debe ir adquiriendo una ciencia que es absolutamente individual. Es imposible saber a priori como reaccionaremos a algunos cuerpos o circunstancias, tan sólo podemos experimentarlas y aprender de ellas.

09 diciembre 2005

Atrevete a contrariarme


roar
Originally uploaded by behind-Eyes.

He visto esta foto en Flickr, y una vez más no he podido evitar el incluirla en Rabadilla...

Y esta otra tambien:


05 diciembre 2005

Berlin is Fun?


IMG_1179
Originally uploaded by Gytis.

I am not critisizing the picture, nor making fun of the guys, neither I dislike the picture... but... they guys are not very cheerful. Berlin should be much more fun than this!! Glüwein for everybody!! I love it!! (& Berlin)

03 diciembre 2005

Mantenemos el código cifrado

Nada de fotografía bonita, ni imágenes bonitas, sino imágenes necesarias, fotografía necesaria.

Robert Bresson



El cine de Michael Haneke es un cine eminentemente feo, desagradable y es la mejor oportunidad que tenemos hoy en día para que una pantalla nos escupa todo aquello que contradice la mayoría de las historias que nos contamos a nosotros mismos. Si tuviera que elegir una sola palabra para describirlo, sería claramente "incómodo", sobre todo porque no plantea ni una sola respuesta, sino que se complace en presentar implacablemente una pregunta tras otra. Como ha declarado el mismo Haneke: "cualquier sensación de seguridad es una ilusión".

En "Código desconocido" (2000) podemos situar un punto de inflexión en la carrera del cineasta, en el que pasa de realizar una implacable pero demasiado localizada crítica de la sociedad austríaca en la que le ha tocado vivir a una paciente demolición de la realidad europea en general. Así, la película está ambientada en un París en el que un incidente aíslado y azaroso une durante a un instante a los personajes para volver a separarles al siguiente. Sería sencillo enlazar esta premisa con algo que casi se ha convertido en un subgénero en los últimos años, el accidente que sirve de excusa para contar una historia coral (pienso, por ejemplo, en "Amores perros", "Reservoir dogs" o, incluso, "Snatch, cerdos y diamantes"). Los ejemplos no están tomados al azar, sino que Haneke se ha referido explícitamente al cine de Iñarritu, Tarantino y Ritchie, respectivamente, como aquello contra lo que su obra prtende dirigirse.

Así, la violencia en Haneke no es espectacular, no está estéticamente sobrecargada, ni está unida en absoluto con el humor. En el cine del austríaco, la violencia es rugosa, áspera, hace daño si se intenta tocarla y no es posible apropiarse de ella intelectual o estéticamente. Pretendiendo hacer el cine "más objetivo posible", Haneke huye de toda solución fácil y nunca nos explica qué es lo que hay detrás de la conducta de sus personajes, ya que esto sería absolutamente imposible en un formato película, que debe en 90 minutos presentar toda una inmensidad humana. Este recurso a la objetividad se ve también en la estructura cinematográfica de "Código desconocido", consistente en planos fijos, planos-secuencia o, incluso, fotografías, mediante las cuales el director pretende hacer el menor uso posible del montaje, con el fin de "manipular el tiempo lo menos posible". Teniendo esto en cuenta se presenta consecuente el recurso a una narratividad fragmentada, la única posible para el individuo.

Además, la violencia de Haneke es tanto más cruel cuanto menos se nos enseña y nos fuerza a recrearla por nuestra cuenta. A este respecto, Haneke ha llegado a declarar que "toda imagen presentada coarta la imaginación del espectador", apostando por una economía visual y sonora sin parangón en el cine actual (lo más parecido que se me ocurre, en el terreno literario, es su tocayo Michel Houellebecq y, quizás, Georges Perec en "La vida, instrucciones de uso").

Desde el mismo título, "Código desconocido" nos presenta la dolorosa realidad de la incomunicación, se complace en mostrar a personajes aparentemente muy cercanos (padre e hijo, una pareja, un grupo de semidesconocidos a los que el azar une en la calle), pero a los que en realidad separan abismos comunicativos de todo tipo, no sólo a nivel familiar o emotivo, sino también cultural. Los personajes de la película han olvidado (si es que alguna vez supieron) cómo establecer contacto, no son ya capaces de decir "te quiero" (resulta significativo que las únicas ocasiones en las que Juliette Binoche recurre a estas palabras acabamos descubriendo que se trata de una película). Sólo en una ficción son estas personas capaces de dar rienda suelta a sus emociones.

Pero aquello que hace soportable el filme es tan sólo su doble final. En uno de ellos, el personaje de Juliette Binoche (Anne) es acosada por un inmigrante en el metro, ante la indiferencia de sus compañeros de vagón. Aún así, cuando el inmigrante le escupe, un hombre le pega una patada y le planta cara, ante lo que el acosador se acobarda y abandona el vagón. Incapaz de nada más que un frágil "gracias", Anne rompe a llorar, desbordada por su propia impotencia. En el otro final, un grupo de sordomudos se las arregla para tocar el tambor al unísono, mientras que vemos que el novio de Anne ha olvidado el código de seguridad para entrar en casa de ésta y es incapaz de entrar. Un poco de luz al final del tunel en tiempos como los actuales.


Filmografía

Para alguien que no se haya iniciado aún en el fascinante universo de Haneke, recomiendo empezar por su película más accesible cinematográficamnte y más devastadora emocionalmente: La Pianista. Téngase también en cuenta que las tres primeras películas mencionadas forman lo que él ha llamado la "trilogía de la glaciación emocional". No recomiendo Funny Games a personas hipersensibles, probablemente sea la película con la violencia más incómoda que he visionado nunca.

Der siebente Kontinent (1989)
Benny's Video (1992)
71 Fragmente einer Chronologie des Zufalls (71 Fragments of a Chronology of a Chance, 1994) Funny Games (1997)
Das Schloß (El Castillo, 1997)
Code inconnu: Récit incomplet de divers voyages (Código Desconocido, 2000)
La Pianiste (La Pianista, 2001)
Le Temps du loup (El Tiempo del Lobo, 2003)

El filósofo que ríe

La filosofía ha sido necrófila desde sus mismos inicios, por lo menos desde que Platón pone en boca de Sócrates las siguientes terribles palabras: ""the one aim of those who practice philosophy in the proper manner is to practice for dying and death"1. No cuesta mucho encontrar partidarios posteriores de esta concepción de la filosofía y podemos citar, por ejemplo, a Cicerón (“tota philosophorum vita commentatio mortis”2 o Montaigne ("Philosopher, c’est apprendre à mourir”3). Es muy habitual la posición de que la mejor manera de derrotar a la muerte es pensar constantemente en ella, familiarizarse hasta tal punto con su necesaria llegada que cuando se nos presente hayamos ahuyentado el temor que provoca en la misma medida en que nos hemos dedicado a conocerla.

Contra esto cabe recurrir a Spinoza, que, posiblemente, despacharía estas concepciones como supersticiosas, en el sentido de que el supersticioso es un hombre triste que considera su pena como una virtud. “El hombre libre –escribe Spinoza en un célebre pasaje– en ninguna cosa piensa menos que en la muerte, y su sabiduría no es meditación de la muerte, sino de la vida”4. Complementario a éste sería este otro texto en el que, al principio de su obra filosófica, nos cuenta aquello que le impulsó a la filosofía:

Después que la experiencia me había enseñado que todas las cosas que suceden con frecuencia en la vida ordinaria, son vanas y fútiles, como veía que todas aquellas que eran para mí causa y objeto de temor, no contenían en sí mismas ni bien ni mal alguno a no ser en cuanto que mi ánimo era afectado por ellas, me decidí, finalmente, a investigar si existía algo que fuera un bien verdadero y capaz de comunicarse, y de tal naturaleza que, por sí sólo, rechazados todos los demás, afectara al ánimo; más aún, si existiría algo que, hallado y poseído, me hiciera gozar eternamente de una alegría continua y suprema5.

Desde Lucrecio cuesta encontrar un pensamiento tan volcado en la alegría y en la afirmación como el spinoziano, un sistema en el que el papel de la alegría sea tan nuclear como en el caso de quien nos ocupa.

Uno de los pocos que ha trabajado posteriormente con mucho acierto este aspecto de la laetitia6 es Clément Rosset, que escribe que “hay en la alegría un mecanismo aprobador que tiende a desbordar el objeto particular que lo ha suscitado para afectar indiferentemente a todo objeto y abocar a una afirmación del carácter jubilatorio de la existencia en general”. En otras palabras, puede que sea posible localizar inicialmente qué es lo que ha causado la laetitia, pero enseguida se produce un desplazamiento de lo amado a la existencia en general7. Esta alegría particular consiste en un sí indiscriminado a lo Real, una aprobación incondicional de la existencia en su integridad.

La propia filosofía spinoziana no se hallaría excesivamente lejos de esta idea, ya que la alegría producida por el conocimiento8 de un objeto particular enseguida se transforma en alegría general en cuanto nos damos cuenta de que toda apropiación de un individuo implica en cierto sentido una apropiación intelectual del todo.

Frente a una tradición que vincula irremediablemente el querer con el no-ser, que une irrebocablemente el deseo con lo que no se es, es decir, que considera que el querer es siempre querer de algo que no se tiene y que postula que un hipotético ser que lo tuviera todo no tendría necesidad de desear nada, Spinoza conecta tozudamente el querer con el ser. El sabio spinoziano desea aquello que es, ama irremediablemente lo existente por la simple razón de que lo que es posee todas las perfecciones y no tiene ninguna carencia (algo en lo que Nietzsche le seguiría muy cerca con su amor fati).

La alegría spinoziana es la pasión por la que el alma pasa a una perfección mayor y la tristeza aquella por la que pasa a una perfección menor. Ambas son pasiones, es decir, surgen de ideas inadecuadas, a diferencia de las acciones. “Cuanto mayor es la alegría de que somos afectados, mayor es la perfección a la que pasamos, es decir, más necesario es que participemos de la naturaleza divina. Así, pues, usar de las cosas y deleitarse con ellas cuanto sea posible (...) es propio del sabio”9.



1 "Phaedo", 64a, Complete works (ed. John M. Cooper), Hackett, 1997.
2 Tusc. I, 30, 74.
3 Essais I, 20.
4 Eth. IV, prop. 67.
5 Tractatus de Intellectus Emendatione I, 1.
6 Para una posterior ocasión queda efectuar una distinción entre los diferentes términos que Spinoza utiliza para referirse a aquello que, de manera tosca, denomino "alegría".
7 En este sentido, Rosset suele escribir que la alegría es cuestión de "todo o nada".
8 Escapa a los modestos objetivos del siguiente escrito el diferenciar los tres grados de conocimiento.
9 Eth. IV, prop 45, esc. cor. II.

01 diciembre 2005

Reflexiones genitales.

La Rabadilla! se describe a sí misma a través de una cita bíblica: "Eritis sicut dii". Ya la hemos comentado en otra ocasiones, pero no está mal eso de recordar (sobre todo si nos referimos a tan grandes textos como La Biblia). Recuperemos toda la situación:


Replicó la serpiente a la mujer: "De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal." Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomo de su fruto y comió, y dio también a su marido, que igualmente comió. Entonces se les abrieron a entrambos los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos; y, cosiendo hojas de higuera, se hicieron unos ceñidores. Génesis 3, 4-8


Este es un texto terrible que queda muy deslucido en el Corán. Es tratado 3 veces, en las Suras 2(35-39), 7(19-22) y 20(120), siendo Adán el que escucha al Demonio y pecando por desatender la palabra de Dios:


Habíamos concertado antes una alianza con Adán, pero olvidó y no vimos en él resolución.
Y cuando dijimos a los ángeles: "¡Prosternaos ante Adán!" Se prosternaron, excepto Iblis, que se negó. Dijimos: "¡Adán! Éste es un enemigo para ti y para tu esposa. ¡Qué no os expulse del Jardín; si no, serás desgraciado!
En el no debes sufrir hambre ni desnudez,
ni sed, ni ardor del son."
Pero el Demonio le insinuó el mal. Dijo: "¡Adán! ¿Te indico el árbol de la inmortalidad y de un dominio imperecedero?"
Comieron de él, se les reveló la desnudez y comenzaron a cubrirse con hojas del Jardín. Adán desobedeció a su Señor y se descarrió. Sura 20 1150-120


Ambas citas ilustran perfectamente el porqué en la época de la Razón se prefería el Islamismo al Cristianismo. En el Corán, comer del árbol prohibido supone el acceso a un poder que condena al hombre sólo por no escuchar a Dios. En la Biblia, este gran poder que nos permite ser como dioses es un grave problema para el propio hombre. El Dios Islámico nos echa del Paraíso con una consigna: "Si, pues, recibís de Mí una dirección, quien siga Mi dirección no se extraviará y no será desgraciado." El Dios Cristiano nos echa dándonos sólo un traje de cuero y un par de losas con las que cargar (los dolores del parto para la mujer y el deber de labrar la tierra yerma para el hombre). Está claro que tomando una decisión racional, lo más cómo es saber que por un lado tienes una fuente de poder infinito (la Razón que dirían los ilustrados) y por el otro una fuente de piedad y felicidad infalible.

Pero el hombre español, gracias a que tiene una cultura de origen cristiano (y a las clases de Religión esas que tan poco nos gustan) no escoge el camino de las dos vías, sino el complicado complicándolo. No nos llegaba con los problemas originales y tuvimos que hacer una paella con todas las posibilidades. Nos enfrentamos a la vida convencidos de que hay un orden de las cosas y nos esforzamos en alejarlo lo suficiente como para que no nos someta. De este modo podemos hablar de aquello que apenas queremos mirar con la posibilidad de fantasear sobre su forma. Nos aferramos a eso que Ortega llamaba el ratiovitalismo convirtiéndolo en el orden racional del mundo visto desde la barra de un bar.

Somos incapaces de reconocer que el medio que nos rodea nos es lo suficientemente lejano como para no estar al alcance de nuestras manos mientras nos forma. La realidad es que ya no vivimos en el Paraíso aquel donde teníamos todo lo que necesitábamos para vivir con el nombre que nosotros le poníamos; pero tampoco tenemos ante nosotros a una única mujer que nos complementa sino que tenemos que buscarla.

El imaginario existencialista y la velocidad del XX, nos lleva a pensar en que a través de nuestras acciones individuales es como se escribe la Historia. Nos implicamos en nuestra realidad de forma pasional, saltamos las barreras que, a diferencia de los criterios éticos, debieran estar grabadas en losas de piedra para introducir en nuestra intimidad nombres ajenos con los que nos complementamos de forma... ¿antinatural?. Vamos, para que lo entiendan; ¿cómo se puede vivir haciendo boicot al estatut? Y para que no se me desmanden; más preguntas: ¿Cuántas posibilidades hay de que al escribir la palabra Estatut la gente piense que estoy dando mi opinión sobre un asunto de candente actualidad? ¿Podrán hacer el esfuerzo?

Me parece muy acertado aquello de que "El amor es lo que permite a dos personas aburrirse juntas". Si el aburrimiento fuera la eterna potencia del "poder hacer algo", estaríamos hablando de que el aburrimiento es la Vida. Uno no se aburre cuando tiene que hacer algo, no se aburre cuando está leyendo, no se aburre cuando está muerto. El aburrimiento es un estado maravilloso que abre miles de ventanas ante el individuo... o tal vez todo sea una forma de justificar lo imbéciles que nos sentimos ella y yo cuando, tumbados o sentados uno al lado del otro nos tenemos que plantear el hacer algo para no ser patéticos. Con lo bien que se está en silencio, acompañado, sabiendo que no callas porque no hay orejas ni porque no tienes nada que decir, sino porque quieres aburrirte, abrir la posibilidad de que se pudiese dar la más bella conversación, la más poética, la más verdadera, la que no sufre de la gramática que un día nos sirvió para escribir en plural una palabra que no lo tiene: Dios. Si no fuera por lo maravilloso que es estar aburrido, ¿por qué razón iba a querer ser Dios Eterno?

El español no parecer tener intenciones de esforzarse en eso del Amor, más que nada, por no aburrirse; mejor que no pueda pasar algo especial. Nos llenamos la boca gratuitamente o escribimos todos los días en nuestros blogs. Ese es el famoso vitalismo español, el que hace que no estemos callados salvo cuando tenemos algo realmente importante que decir; ¿cuántas veces somos capaces de decir 'te quiero' o 'lo siento' o 'gracias'?. Parece una tontería, pero en mi estancia francesa, una de las cosas que más me marcó fue lo de decir gracias por todo; me parecía una imbecilidad desperdiciar esos momentos de bromas socarronas con agradecimientos.

Sí, es maravilloso, tenemos ganas, somos pasionales, nos echamos al toro; y si somos los primero es despotricar contra las Corridas es por lo que nos gusta echarnos para adelante con nuestras sangre caliente. Es de agradecer una tradición como la siesta que nos permite estar durante el doble de tiempo al día en trances de despejarnos y dar rienda suelta a nuestra vitalidad. Abrimos la boca y soltamos nuestra sangre caliente, nuestro desparpajo en la carrera de ser el más Señor de todos, el que le echa más cojones, el que suelte la frase más graciosa del Bar. Un grato ejemplo, el del buen charro que con ojo clínico resuelve los problemas del país: "Lo que pasa en España, es que el 85% de la gente vive de puta madre. Bueno, tal vez sólo el 80%". Claro que uno no puede reaccionar ante algo así más que aburriéndose; abriendo la posibilidad de que se pudiese expresar de forma comprensible para el vital pensionista el placer estético de su comentario.

Es por esto que, desde mi génesis me reconozco como un pseudo, como "ser un poco porque lo que hay no me permite estar del todo". Así uno puede disfrutar de las maravillas de la gramática sin necesidad de estar simple y magnificamente aburrido. Oh, sí, estoy insinuando que si escribo en un blog es porque soy español tal y como pone en mi documento nacional de identidad. ¿Pero acaso no nos damos sólo cuenta de lo idiota que suena lo que hemos dicho cuando ya pasó? Pues así mismo, aprovechando para escribir, para ser como un Dios, intento ir manipulando y dando forma a lo que realmente hace que valga la pena no estar callado.

22 noviembre 2005

Mea culpa, discúlpenme.

Haciendo pruebas ayer por la noche, olvidé devolver las cosas a su estado original, y todos aquellos que hoy hayan intentado entrar en la rabadilla! a través de rabadilla.net se habrán encontrado con esta maravilla moderna. En cuanto esté listo el asunto, habrá una explicación a la situación y al tremendo cambio de nombre que ha sufrido esta su casa.

En caso de haber sufrido mucho, pueden recordar esta otra dirección: http://la.rabadilla.net que siempre conducirá a este lugar.

21 noviembre 2005

El que sabe (¿a limón?)

Decía Gauguin:
La aspiración de querer reproducirlo todo sólo da origen a una pintura inferior: el todo se pierde en los detalles y el resultado es el aburrimiento.

Es una pena que no recuerde quién decía que "la Historia se escribe olvidando" (dudo entre Lyotard y Kundera, pero seguro que no es ninguno de los dos) para añadirla como otra cita. Evitar los detalles para ensalzar el todo no es sólo una buena técnica pictórica, es lo que llevamos haciendo como occidentales desde la llegada de la razón. Voltaire (el del arrevoire) afirmaba el poder de la Razón a través de la belleza de los bulevares parisinos, sugiriendo que la luz que los iluminaba era la luz de la razón. Una afirmación basada en olvidar que todo aquello había necesitado del trabajo de muchas insignificantes manos sudorosas.

Se me da por comentar algo sobre este tema, al pensar en los que saben mucho. Esos personajes que tienen una cultura amplia y basta; sí, basta, porque necesita destruir muchas cosas si quiere ser valiosa. Esos personajes que admiramos y escuchas con pasión olvidando que toda información valiosa que sea capaz de manejar se debe a que en algún momento algún imbécil se acordó de cierta pregunta para dedicarse en exclusiva a ella, sin tiempo a ocuparse de nada más.

Gauguin tenía detrás una larga tradición pictórica donde se había trabajo con afán hasta lograr pintar las imágenes y todos sus detalles que le proporcionaba la técnica necesaria; los detalles eran una opción. Si añadimos que tenía que vivir con la fotografía, es normal que pudiese considerar los detalles aburridos, del mismo modo que los eruditos de hoy consideran aburrido saber de los temas más que lo que se puede contar en sociedad.

En tiempos de Gauguin, el problema ya no eran las imágenes, sino la propia pintura como Arte. Gauguin no pintaba cuadros, simplemente pintaba, su problema era la propia disciplina. Para Durero o Velázquez la pintura era todavía un estudio sobre la imagen, por lo que no se aburrían.

El secreto para reconocer al que sabe, es ver a que pregunta se enfrenta... el eruditos de sociedad, no se suele enfrentar a ninguna.

14 noviembre 2005

Batalla eMailera

Segun algunosExchange es el superpoder de Microsoft, la razón por la que el Windows es casi imprescindible en las empresas. Tengo amigos que tienen tal adicción que necesitan tener instalados el Outlook en casa. Yo no comprendo estos extraños hábitos: el Outlook me parece uno de los clientes de correo menos confortables que hay (aunque tenga muchas cosas interesantes).

Pero bueno, no creo que el email sea la herramienta más importante en las empresas. Eso lo sería en los años 90, cuando Notes era el rey y el Outlook crecía como un loco. Una empresa sin email no era nada. Pero hoy en día... Por ejemplo llevamos 2 días sin correo en el curro (porque el servidor de Exchange está caido: notad la estabilidad del programita), y no por eso hemos dejado de trabajar.

Porque sigue funcionando el Messenger (vale seguimos pillados por Microsoft, pero es que mi empresa es uña y carne con ellos: cualquiera que tenga un sistema decente de mensajería privada no recurrirá a este programa). Que hoy en día ya es el sistema preferido de comunicación en la empresa. Vamos que el correo sirve para que nadie lea mensajes urgentísimos, para que te llegen mensajes equivocados, a los que nunca te dignarás a responder y cuyo autor nunca sabrá que se ha confundido, a organizar reuniones que te avisarán cuando no estes cerca del ordenador....

Vamos, que en mi modesta opinión el Outlook es ya pasado (y el Evolution, seguramente). Más imprescindible se nos está convertiendo el Sharepoint, jo sin ese nos morimos. Y en el mundo de los CMS, creo que el Linux está mejor colocado para la competición.

13 noviembre 2005

Zaftra


Zaftra
Originally uploaded by Sterretje.

No, no es Baca es Zaftra. Pero en algo si que se parece... al menos en la manchina de la nariz. Fromoze será el que lo pueda asegurar mejor. Yo no estoy tan familiarizado con Baca.

30 octubre 2005

Imágenes

¿Cuál fue la primera imagen que apareció en nuestra retina? Difícilmente podemos saberlo: éramos tan pequeños y estábamos tan poco preparados para discernir entre los haces de luz que herían nuestras pupilas que toda hipótesis parece inverosímil.
Los científicos que tratan de establecer el origen de nuestras sensaciones se encuentran con la gran dificultad de no poder rastrear su infancia ni contar con el testimonio directo de ningún recién nacido. La urgencia de atender y registrar cada uno de los datos del caudal de estímulos que golpea nuestros sentidos, de rastrear entre todos ellos los indicios que nos lleven a descubrir su origen y su significado primario, nos impide atender a los mismos y registrar su efecto.
Las hipótesis más extendidas hablan de que nuestra mente al nacer, es algo así como una superficie virgen o, si se prefiere un archivo casi ilimitado donde van a parar ingentes cantidades de datos aportados por nuestros órganos sensitivos. La interacción de las informaciones, la interferencia de la misma, la indexación en el contexto vital, social y cultural en que se producen van conformando en nuestra corteza cerebral supra estructuras capaces de interrelacionar y dotar de significación a lo que percibimos. El proceso de conformación de este sistema interactivo de conocimientos que da lugar al pensamiento y a la actividad intelectual se prolonga en el tiempo y es paralelo al proceso de maduración del córtex.
La estimulación precoz parte de las aportaciones de Vigotsky y pretende favorecer el l proceso desarrollo y maduración mental del niño estimulando su atención por medio de actividades que potencien la percepción sensorial, la atención a las posibilidades del entorno y posibilitando el contacto con los hechos culturales apropiados. En otras palabras, si hacemos que esa tarea de descubrimiento de la vida y del entorno del niño sea lo más rica posible, proporcionándole nuestra conversación, incitándole a fijarse en los detalles de lo que puede conocer en el espacio vital, animándole a experimentar con sus sentidos, poniendo a su alcance los elementos culturales idóneos: música, danza, color, armonía, orden..., vamos a multiplicar tanto la utilización de los receptores sensoriales como a estimular la integración de la información obtenida en su saber. Se piensa asimismo en que esta actividad pueda contribuir en los infantes a acrecentar la curiosidad y descubrir el placer de aprender.
Tal vez no se pueda determinar estrictamente cuanto aporta la estimulación precoz a l desarrollo intelectual del niño ni en que medida favorece sus intereses en el aprendizaje; pero podemos pensar en que si el ejercicio físico mejora el tono y la función de nuestros músculos, la estimulación de la atención y del ejercicio mental debe favorecer de algún modo nuestras capacidades cognitivas.
Proporcionemos, pues, a nuestros pequeños toda la atención que podamos, perdamos el tiempo estimulándolos en que se fijen en lo que hacen, en lo que les rodea, en la maravilla de la naturaleza; hablemos con ellos y narremosle al menos una historia cada día; tomemos parte en sus juegos y rodeémosles del ambiente armónico y sereno de la música clásica. Disfrutaremos más de nuestro rol de padres y ellos crecerán más serenos y alegres.

26 octubre 2005

Raphaël

“Hace muchos años un señor repartió entre sus empleados bienes para que los negociasen y disfrutasen de sus ventajas al mismo tiempo que contribuían a aumentar la hacienda del señor y contribuir a que las riquezas acumuladas pudiesen ser de utilidad a más y más personas.
No sabemos si el señor conocía a sus siervos o, porque los conocía. quiso poner a prueba su discreción y fidelidad, mas el caso fue que otorgó más bienes a aquellos que por sus capacidades estaban mejor dotados para aprovecharlos y una cantidad más moderada a aquellos que estaban menos preparados para la administración de la hacienda.
De todos los males que afectan a los seres debe ser la soberbia el que enferma con frecuencia a las criaturas porque los siervos más favorecidos y los más dotados, al verse al frente de tantas riquezas concibieron la idea de ser iguales o más que su señor y se rebelaron contra él tomando lo que les había sido cedido por su propiedad y tratando de adueñarse de lo que había sido entregado a los otros.
Muchos de los siervos sintieron la tentación de unirse a los malos criados sin reparar en que el que ansía las pertenencias ajenas nunca se ve saciado, y que de salir adelante la empresa ellos mismos serían despojados de lo que se les había confiado. Otros muchos se sintieron dubitativos sin saber qué partido tomar. Pero un pequeño grupo de siervos advirtieron con sensatez de que lo que se les había confiado pertenecía a su señor y de que la obligación de los siervos era cumplir aquello que se les había confiado.
Y liderados por uno de ellos, el más fuerte y decidido, emprendieron la batalla de enfrentarse a los malos siervos para exigirles que fuesen fieles a su señor y devolviesen los bienes que tan malas ideas les habían suscitado. La batalla fue prolongada y terrible porque los malvados siervos se obstinaban en no ceder en sus turbias pretensiones, pero el grupo de siervos fieles, ayudado por los indecisos que vieron pronto claras sus obligaciones, redujeron y echaron de las propiedades a los sublevados.
El señor agradeció de corazón la labor desarrollada por los leales siervos, no tanto porque necesitase de ellos para restaurar el orden cuanto porque habían probado su honestidad y celo en el cumplimiento del deber. Desde entonces Raphaël, es reconocido por todos como el capitán que lideró el restablecimiento de la ley establecida.

Nace un niño

Cuando se sabe que un niño va a nacer, la vida se llena de ilusión y de poesía. Toma cuerpo aquello que intuíamos mucho tiempo atrás, que aquel sentimiento inabarcable, intenso, poderoso, capaz de elevarnos de nuestra materialidad física para soñar en paraísos donde la comunicación es total, donde los deseos, los sueños y esperanzas se unen como las aguas de los ríos. Se materializa el poema que abarca todo lo que nuestro corazón puede sentir; lo que nuestra alma puede desear, lo que nuestra esperanza se atreve a pensar, se materializan en una vida que sin dejar de ser nuestra comienza su andadura.
No puedo resistirme a este milagro que no se limita a asegurar nuestra permanencia sobre la tierra, mas nos engrana en la trama de prolongar nuestro ser, de continuar nuestros sueños, de avivar la fantástica aventura de la humanidad de ir todos juntos, por relevos, generación a generación, conquistando el planeta, poniendo la naturaleza a nuestro servicio y dando cumplimiento a nuestro destino.
Nace un nuevo ser y los padres saben que va a seguir el camino, que va a prolongar en una particular resurrección sus estelas sobre el planeta. No va seguir los pasos de sus mayores que ya nos recordó el poeta que “no hay camino, se hace camino al andar”, pero en el zurrón va a llevar amorosamente acumulado toda la ciencia acumulada, transmitida e intuida de los que le han abierto la puerta de la vida.
La historia tiene páginas gloriosas y capítulos oscuros pero mientras una mujer y un hombre sientan la magia de eternizar su cariño en los descendientes la lucha contra el destino nos llevará a la victoria.

01 octubre 2005

Matanza

30 septiembre 2005

A little about women

De Thunderball, una jugosa cita de James Bond:


Bond: That looks like a women's gun.
Largo: Do you know a lot about guns, Mr. Bond?
Bond: No, but I know a little about women.


Y con acento irlandés de Sean Conery aún mejor.

28 septiembre 2005

Mitos

Cuenta Platón en el Banquete, que en el principio de los tiempos existían tres clases de seres humanos: hombres, mujeres y los andróginos, que eran ambas cosas a la vez. Estos tenían cuatro brazos, cuatro piernas, dos caras y por supuesto dos sexos.
Eran los seres más hermosos, los más inteligentes, los más rápidos en la carrera... y por ello eran los preferidos de los dioses.
De su perfección nació su pecado, un pecado de vanidad que los llevó a vivir dolorosamente por los siglos de los siglos.
Tan orgullosos estaban de ser superiores que concibieron la idea de instalarse en el Olimpo, sin reparar en que esa residencia estaba reservada exclusivamente a los dioses.
Júpiter, irritado por la osadía de los andróginos pensó en fulminarlos con su divino rayo; pero luego, conmovido por la perfección de estos seres, resolvió separarlos haciendo de cada uno, un hombre y una mujer.

La mitología da respuestas simbólicas y poéticas a los grandes temas que preocupan al hombre. Y la da no sólo de forma poética, bella, mas en lenguaje connotativo, sugerente, invitando a la reflexión y a la reinterpretación del mensaje hasta encontrar la respuesta personal a la íntima inquietud personal.
En este caso trata de explicar la angustia de la soledad, la atracción de los dos sexos, la perfección y plenitud que se logra con el amor, a semejanza de los dones de los primitivos andróginos.
No se queda aquí detenido el sentido del relato: su exploración nos lleva a comprender mejor el misterio de la atracción mutua hombre-mujer, la recreación de la persona que vemos como complementaria de nuestra esencia, la dificultad de discernir cuál ha de ser el compañero idóneo y el indicio de los éxitos/fracasos de esta hermosa caminata que nos lleva por el sendero de compartir la vida.
Queda sugerida la fuerza, la energía y la perfección de ese equipo formado por dos seres que se aman, que comparten anhelos y luchan por una meta común; de complementariedad, de asistencia, de consejo, de apoyo, de motivación y de afirmación. Se percibe la posibilidad de la divergencia y aun de la incompatibilidad: es tan difícil identificar la parte que no hemos podido ver nunca, pero es a la vez tan reconfortante saber que ese complemento ideal existe que brota en nosotros una fuente inagotable de energía para salir a descubrirla.
Se comprende que en esta pesquisa ciega no siempre se acierte a encontrar “la otra mitad”, o se prefiere, casi nunca, por lo que no resulta improbable que la pareja resulte inviable; de ahí la importancia de poner atención y ser cuidadosos en el momento de tomar las decisiones.
Y un último apunte: las dificultades de encontrar la “otra parte justa”, la que con nosotros constituía la unidad “andrógina” siguen estando presentes tanto en el primer intento como en el segundo, en el tercero o en el quinto. Nada nos garantiza que a una equivocación siga un acierto. Lo acertado, a veces, consiste en no obsesionarse con hallar a la persona justa, más en ir con amor, paciencia y diálogo limando las aristas que hieren y dificultan la conjunción.

Derivas

No hace falta que lo recojan las encuestas, no es precisa la denuncia de médicos, educadores, o responsables; basta con salir a la calle a cualquier hora del día para observar grupos de adolescentes en cualquier esquina, agrupados compartiendo lo que genéricamente se denomina “porro”.

La sociedad en general y los sectores más jóvenes de forma evidente se han tomado las normas y las costumbres como algo superfluo y con una frivolidad pasmosa han aceptado como anticuado, atávicamente unido al pasado todo lo que está establecido, lo que restringe el ejercicio de la real gana y condiciona las quiméricas ocurrencias. Pudiera resumirse este clima en la frase: Si está desaconsejado conviene; si está prohibido es bueno.
Sería un buen ejercicio psicoanalístico clarificar los mecanismos que desencadenaron estos despropósitos y a ello animo a quien tenga la formación y el tiempo necesario para profundizar en el tema; para nosotros baste con señalar que la obsesión de ir contra lo razonable y transgredir continuamente las normas son síntoma de preocupantes desajustes.
Baste con que esté acreditado el daño que el tabaco representa para la salud, para que un amplio sector de la población se aplique a dejar buena parte de sus ahorros en los estancos, al tiempo que comprometen seriamente su salud. Abunda con que estén prohibidas las sustancias estupefacientes para que se haga cuestión de honor el consumirlas. Individualmente, en pareja, en grupo... parece que no hay posibilidad de estar juntos si no está presente la aglutinadora fuerza gravitatoria del alcohol, del tabaco o de la droga. Se diría que nuestros herederos tienen tal falta de destrezas para aprovechar la vida que buscan compulsivamente la forma de destruirla.

Resultaría preocupante comprobar a qué años empiezan los niños a beber alcohol de alta graduación, a qué edad comienzan a fumar, en que momento se inician en el consumo de la droga y se meten en otros despropósitos ... si no fuese directamente desesperante. O tomamos el toro por los cuernos, buscamos las causas de tanto desvarío y nos ponemos a trabajar con ahínco en desempolvar esos principios que con la experiencia acumulada en el paso de los siglos y con la prueba de su inmutabilidad a lo largo de la historia nos han dejado ser cada vez más autónomos y dueños de nuestro destino, o la partida está perdida.
Aislémonos del ruido que nos asfixia, pensemos en desactivar esta amenaza que gravemente nos acosa; tengamos coraje para reconocer nuestros desestimientos y aplicar los ajustes necesarios sin hacer caso de comentarios y sin temor, que cuando la vida de una sociedad corre peligro, no es sensato discutir las incomodidades del remedio.

27 septiembre 2005

Noticia en Ávila

El 24 de Septiembre explosionó una bomba en Ávila. Esa parecía que iba a ser la noticia, pero en cuanto comenzó el telediario de Antena3 la noticia fue diferente:



El enviado especial de Antena3 es realmente noticiable. ¿O no?

23 septiembre 2005

Medusa Estelar.

Sistemas políticos y eficiencia.

Una de las factores claves por los que la democracia es un sistema político bueno(de bondad) es su falta de eficiencia. La teoría; como 'las cosas de palacio al ir despacio tienen más oportunidades para no acabar injustamente. El ejemplo; a uno lo condenan a muerte por ingestión de orujo pero como la pena no se cumple de forma inmediata, los abogados tienen tiempo para indultos y apelaciones para demostrar la inocencia del reo.

Este factor de bondad se paga con la necesidad de extensos papeleos y mucha burocracia que además de dar más cabida a posibles corrupciones también nos hace decir aquello de 'hay que aceptarlo pues hoy por hoy, vivimos de papeles'.

Dudo del valor de la democracia como sistema de gobierno; aunque acepto que me parece muy útil para las decisiones en grupo, al permitir conocer las preferencias concretas de los afectados en busca de lograr un acuerdo... Claro que esta aplicación de la democracia, no es más que recordar la democracia griega. Ya que estamos, comentar que cuando los demócratas de hoy apelan a este hito democrático, convertido en mito para muchos ciudadanos, se olvidan de mencionar que de aquellas la gente estaba preparada para la democracia. O dicho de forma simple, que de aquellas, la democracia funcionaba como hoy los cuatro amigos que han de escoger qué película ir a ver. Los problemas no eran muy complejos (estamos hablando del gobierno de una ciudad-estado) y las opciones eran claras (no había que pensar en el bien más que de los presentes).

Sócrates tomó la cicuta, no hizo apelaciones ni recursos; era una democracia eficiente porque la gente se atenía a las decisiones que se suponían acertadas según la normalidad y continuidad de la polis, no había problemas acerca de la bondad de las mismas. Claro que tampoco era un sistema diseñado para proteger lo público de la maldad de los hombres, que es una de las pocas explicaciones que le encuentro a la defensa de partida de un sistema poco eficiente. Entonces, si se defienden un sistema como el democrático actual, construido sobre la imperfección del hombre (nuestro derecho legítimo a la equivocación y a la maldad), ¿porqué discutir luego sobre como hacer bien(de bondad) las cosas?

Esta razón es la que me hizo admirar una acción política de Lanzarote (polémico alcalde de Salamanca) en el asunto famoso de los papeles: Puso en obras la calle de acceso al famoso Archivo para que el que se los quisiese llevar antes de los recursos lo tuviese difícil. Si Sócrates lo viese seguro que se replanteaba lo de tomarse la cicuta con tan buena voluntad. Si somos sinceros es saltarse el 'juego democrático', pero una acción más buena(de bondad) que la manifestación que se organizó algún tiempo después donde se produjeron auténticos actos de xenofobia gratuíta.

También me hace pensar en una ponencia sobre la manifestación aquella que se produjera en Praga antiglobalización que había tenido tanto bombo a la que venían unos participantes en la misma (una ocasión única que me alegro de haber aprovechado; iba acompañando a un amigo de los ponentes y pude disfrutar de como se mueven estos libertadores entre bastidores). Lo que contaban era cómo ellos eran unos angelitos que se habían organizado para hacer una manifestación pacífica(vesión oficial, las batallitas para el resto del mundo no eran así) pero que la policía se había sobrepasado. El momento interesante fue cuando se defendían de la acusación de que se habían tirado cócteles molotov; uno de los presentes alzó la voz para explicar que él también había estado allí y tenía algo que decir al respecto. Él había estado allí como miembro de no recuerdo que frente anarquista, ideología que aceptaba el uso de la fuerza para responder a la fuerza policial ya que no reconocían la legitimación de la policía como fuerza del orden; su grupo llevaba más de 50 cócteles molotov y todos fueron lanzados.

Las manifestaciones sirven como ejemplo del problema de la eficiencia. Los organizadores recurren al poder de la convocatoria (elecciones) con un lema y un intinerario (programa político) ; pero no se piensa en lo que viene detrás. Los manifestantes pueden olvidarse de porqué están allí y acaba haciendo lo que les apetezca. ¿Cuantas veces al día pensamos en que somos ciudadanos con responsabilidades? ¿Cuantas veces actuamos motivados por nuestra ciudadanía?

La eficiencia en un sistema político es necesaria para mantenerse. El funcionamiento de un estado, nacional o transnacional, debe obligar a la participación de los ciudadanos. Cuando se deja que la gente pierda el sentido de ciudadano, el cuerpo del estado se descompone. Está bien eso de plantearse que el hombre puede fallar, pero, ¿por qué no poner entonces a alguien bien feo cerrando la manifestación? ¿por qué no dejar ver claramene al ciudadano donde acaba y empieza su ciudadanía?

Tal vez sea hora de ir pensando en que las constituciones empiecen con la obligación ciudadana de tirar del carro.

22 septiembre 2005

21 septiembre 2005

iPodeando

En High Fidelity se decía aquello de si nuestras vidas eran deprimentes por escuchar música pop o la música Pop era deprimente porque así eran nuestras vidas. La ecuación se ha visto complicada con la entrada el iPod: el tiempo y el lugar también cuenta.

Desde que tengo mi iPod, no salgo a la calle sin él (en parte porque hace tiempo que no salgo a la calle acompañado) y poco a poco consigo introducir una banda sonora a mi vida; sólo me faltan las risas enlatadas, tendré que revisar algún catálogo de politonos para el móvil o recorrer un par de bazares chinos. Parece una tontería, pero el hecho de tener diferentes discos para escoger es un cambio cualitativo muy fuerte respecto a la misma cinta de siempre con una selección de canciones hecha en otra vida (esa que uno justifica por aquello de 'ya no me acordaba de estas canciones'). Ahora dependiendo del humor, la luminosidad, la densidad de paseantes y las energías del caminante; le das a la rueda de un lado para otro en busca de la música más acorde para el momento.

Así, te vas a los exámenes escuchando 'Best of you' de los Foo Figthers y el 'Eye of the Tiger' de Survivor hasta llegar al aula, donde para meterse en materia pasamos a recorrer la discografía de The Stooges. Para ir a ver las notas ha sido un grato descubrimiento Wilco, como no le prestas atención a las letras por los nervios las melodías de Yankee Hotel Foxtro...* te hacen caminar de forma alegre; eso sí, si te encuentras con buenas noticias, acudirás a Queen aunque personalmente prefiera acudir a la entrada triunfal de Elvis en Aloha!. Y no nos olvidemos que gracias al iPod podemos evitar caer en la manipulación sonora que nos imponen en los supermercados para marcar el ritmo de nuestras compras; bueno, menos en el Gadis, donde aprovecho para disfrutar de los grandes éxitos de Bisbal y Raúl una y otra vez.

Pero no tengáis envidia de mi nueva vida musical, no vale la pena, nunca tendréis un iPod tan molón como el mío. Vedlo con vuestros propios ojos:

La maravillosa funda de lana que acompaña a mi iPod mini no podréis encontrarla en ninguna AppleStore ni en sus distribuidores oficiales; es un producto altamente artesanal hecho por mi madre mientras escuchaba un recopilatorio de Elvis.



* Guiño para todos aquellos que descubrieséis que el iPod corta los títulos muy largos y no hay forma de verlos completos; al menos en mi iPod mini.

17 septiembre 2005

¿Por qué envidio a Alonso?

Ahora que sólo faltan 6 puntos para que Fernando Alonso gane su primer Campeonato Mundial de Fórmula 1, creo que es un buen momento para comentar ese fenómeno llamado Alonsomanía. Producido por las fervorosas que levanta la figura del piloto de Fórmula 1 (que no cantante de Fórmula V) es una pasión que tanto se posiciona a favor como en contra.

La pasión que se posiciona a favor no es nada novedosa, masa que sigue un nuevo héroe nacional. Los que en el mundial se compran complementos de la selección ahora se compran complementos del equipo Renault F1. Imagino que muchos serán lectores asiduos y creyentes del Marca, el As y consumirán todo tipo de prensa de deportiva de calidad. Gente a la que se le está vendiendo constantemente falsos análisis deportivos y relatos épicos; no esperan más ni esperan menos de lo que se les da. Digamos que es su rollo. Lo interesante son los que se posicionan en contra; en su mayoría cansados de la sobreabundante presencia mediática y con reticencias hacia Alonso como persona. Como no sigo los medios de comunicación a diario ni lo conozco en persona, no puedo decir mucho sobre estos aspectos más que "las televisiones y radios se pueden apagar" y que "¿si no te quieres casar con él porqué tanto interés en cómo es personalmente?".

Personalmente estoy a favor de Alonso, incluso reconoceré que lo admiro. Aunque últimamente me he dado cuenta de que si Alonso cambiase de escudería, perdería parte de su gracia. Mi ojo tiene la manía de seguir las manchas amarillas que decoran los equipos Renault; si me interesé por la Fórmula 1 fue a través de los videojuegos y de los tres modelos que había en el Gran Prix de Accolade (Ferrari, McLaren y Williams-Renault) el que me gustaba era el mismo que luego pilotabas en el Ayrton Senna F1 de la Master System II. Hay gente a la que le gusta el rojo, a mi, las decoraciones amarillas del equipo Renault; para gustos, colores.

La principal razón por la que admiro a Alonso es por el tipo de piloto que es. Me comentaba Wincide que él prefería a Raikkonnen, y señala como su muso a Sato. Para él lo principal son las victorias y hay que ir a por todo, el segundo puesto no vale la pena. Yo no pienso así, mi muso sería Monteiro (piloto que querría ver en Renault y cuyo paso por la meta se vive con expectación en esta casa) por conseguir acabar todas las carreras. Me gustan los deportes de equipo, el coche que está en pista está representando el trabajo de mucha gente, el resultado no es sólo del piloto. Por si no lo saben, el dinero que recauda la F1 se reparte entre los equipos participantes según los puntos y recuerdo que se comentaba que con un sólo punto el equipo Minardi tenía suficiente para pagar todos los desplazamientos del año. Para mí, es muy importante acabar carreras y conseguir puntos, ser frío y saber que todo el equipo depende de lo que hagas. Prefiero que todo funcione bien a un segundo puesto.

Además de este aspecto, hay otro más polémico: no me creo que Raikkonnen no tenga nada que ver con la poca fiabilidad de su coche. Del mismo modo que Rossi es capaz de hacer ganar a una Yamaha, Alonso no está haciendo los mismos resultados que Fisichella. Comentaba Gené cuando llegó a trabajar con Ferrari que lo que más le sosprendió de Schumacher es lo cercano que resultaba con todos los del equipo, como hablaba con todos y se preocupaba de qué hacían todos. Pienso que el papel del piloto en el equipo es similar al del capitán, está obligado a hacer piña, ser consciente de que depende de que todos estén al máximo y que él es el que tiene la última palabra sobre el funcionamiento del equipo sobre la pista. Raikkonnen no tiene la seriedad que tiene Alonso, al parecer es bastante escandaloso y no es la primera vez que se comenta que le falta un hervor entre los miembros de su equipo. Pienso en cómo Raikkonnen está en un equipo donde los pilotos son 'galácticos' mientras en Renault hay menos diferencia salarial. Aunque se diga eso de que Alonso se lo tiene creído, yo opino lo contrario, apostaría a que es un piloto cercano a su mecánicos e ingenieros, que cuida la comunicación con los mismos y trabaja en el desarrollo del coche con la misma seriedad que lo hace en otros aspectos.

Además, la Fórmula 1 es muy compleja, no basta con trabajar bien en equipo. Hace falta material humano y económico para poder obtener éxitos. En cierta medida, es uno de los encantos que tiene como espectáculo; no es sólo una carrera, es un 'Gran Circo' donde hay que manjar al mismo tiempo que el desarrollo tecnológico el desarrollo económico y la imagen. Esto también lo ha hecho muy bien Alonso, consciente de la necesidad de los patrocinadores, se ha hecho y dejado querer. Así puede ser que gracias a Alonso Renault F1 tenga un fácil sustituto para 'Mild Seven' ahora que se han endurecido las leyes europeas sobre la publicidad del tabaco; Telefónica, ahora que Repsol le ha 'robado' a Pedrosa se plantea centrar sus gastos del mundo del motor en la F1 y ser el principal patrocinador del equipo (por muy mal que suene Renault Movistar). También hubo rumores a principio de temporada sobre si Renault iba a abandonar la Fórmula 1; uno de los presidentes de la empresa dijo que Renault se iba a quedar en la Fórmula 1 mientras se pudiese ganar, este año, creo que Renault F1 va a lograr sobrevivir un poco más; y de nuevo un éxito de equipo gracias a Alonso, pues Fisichella no ha tenido suerte en los circuitos.

Puede que a muchos esto del aspecto económico les parezca poco interesante y una razón para no interesarse en la Fórmula 1. Pero es la inevitable salsa que acompaña a los deportes profesionales en nuestra sociedad.
Recordemos a ese portento que nos alegró las siestas durante muchos veranos, Induráin. Amstrong ha ganado 'muchos' más tours que el ciclista español; aunque nunca hizo doblete Giro-Tour. Pero si miramos hacia ambas carreras podemos ver que Induráin pudo haber ganado también 7 Tours. Conjeturar y decir que Amstrong ha ido año tras año con el mejor equipo a la 'ronda gala'. Este año empezó a labrar su triunfo en la contrarreloj por equipos. Induráin tuvo que enfrentarse prácticamente sólo a Züelle, Rominger, Jalabert y compañía. Pero claro, Amstrong ha sabido venderse. Ser un deportista de élite hoy, no es simple cuestión de talento. Cierto que Amstrong ha vivido otra época más mediática, pero él ha sabido venderse muy muy bien haciendo popular en los USA un deporte que no lo era. No ha ganado sólo él dinero, sino que desde el propio Tour han estado encantados de la apertura de mercado que les ha logrado.
Comentaba Carlos Pérez, palista gallego, que en el mundial se jugaba mucho, de sus resultados dependía conseguir la beca ADO que le permitía seguir remando. No creo que David Cal fuese con la misma preocupación, no sólo por ser medallista olímpico, sino porque también tiene ya algún que otro patrocinador. En la Fórmula 1, pasa lo mismo; sino me equivoco de piloto, fue Baumgarten el que consiguió correr gracias a un colecta popular en Hungría; De la Rosa tuvo sitio en Arrows porque venía con él el dinero de Repsol; Sato llegó a Honda por ser japonés... Imagino que para algunos esto resulta deleznable, pero no pidáis otra cosa en el deporte profesional. Todos los deportistas profesionales, son trabajadores a fin de cuentas que necesitan ganarse su dinero y su jubilación. David Cal que no ha repetido su triunfal paso por las Olimpiadas en los Mundiales de Zagreb; no ha perdido su fuerza, simplemente está siguiendo un plan de entrenamiento de 4 años centrado en Beijing 2008, todo está programado, ahora no podía ganar.

Y, para acabar, lo fundamental: el porqué envidio a Alonso. Si pensase que existiese eso que llaman talento natural, lo envidiaría porque yo no he sabido ni localizar el mío. Si pensase que nos forjamos a nosotros mismo, lo envidiaría por cómo se ha forjado haciendo lo que le gusta. Lo que pienso es que el día que saquen trozos de plástico para ponerse en la muñeca en mi honor me voy a reír muchísimo, a Fernando se los van a hacer los del Marca, lo cual sería para mí extasiador. ¿Cómo no voy a envidiarlo? Espero nadie le dedique botes de mermelada, porque entonces tendría que matarlo.

Lo que estoy viendo mientras escribo esto

Este es el nuevo escritorio que tengo desde que trabajo con el MacOS X:

Escritorio MacOSX de XManoel

No es nada especial ni destacable. Lo más que he personalizado el escritorio ha sido poner el dock a un lado, porque prefiero tener más altura ne la pantalla y no me molesta nada en la derecha. El MacOS X no es demasiado personalizable por defecto (hay que instalar programas adicionales para hacerlo). (Tampoco lo es el Windows, pero sí lo son por completo tanto KDE como GNOME). Como mucho puedo escoger el color de los botones... (Si alguien me confirma que se puede hacer algo más, que lo diga sin problemas).

Lo especial y propio que tiene el MacOS X, es el Dashboard. Es como una segunda capa de escritorio que puedes lanzar y donde se pueden poner aplicaciones. Todas las aplicaciones tienen un aspecto muy gráfico (sin menús ni nada) y no se pueden usar junto a las otras aplicaciones.

14 septiembre 2005

AbiWord vs. .DOC

Hace unos cuantos días conseguí que el AbiWord pudiese con unos .rtf. Un interesante éxito: AbiWord es un programa pequeño y sencillo y para usar de cuando en cuando para editar ficheros parecía perfecto. Pero resulta que he tenido que vermelas con unos .doc creados con Word y entonces ya no ha funcionado tan bien. De hecho, ha funcionado malísimo. Así que ahora voy a tener que probar el NeoOffice (No sin cierto disgusto por mi parte, porque el programa me parece demasiado grande y complicado, y yo tan sólo necesitaba poder ver ficheros Word).

13 septiembre 2005

En el gueto.

¿Por qué razón no puedo consultar mis notas? No sabría decirlo con exactitud, pues a pesar de haber escrito al webmaster preguntándoselo, no he obtenido respueta. Y aquí estoy, sólo y abandonado, soñando con ver mi expediente, en el gueto. Porque sí, la web de la usal es una auténtica gueto-web y lo reconoce sin pudor. Porque tal como decía Elvis, a nadie le importa:

People, don't you understand
the child needs a helping hand
or he'll grow to be an angry young man some day
Take a look at you and me,
are we too blind to see,
do we simply turn our heads
and look the other way

Y ya lo advierte la canción, la situación es tan difícil que uno se desespera y ya no sabe muy bien lo que hacer...

Then one night in desperation
a young man breaks away
He buys a gun, steals a car,
tries to run, but he don't get far


Lo del coche y la pistola me ha parecido una buena idea, pero quieras o no, el webmaster acojona. Por lo que he pensado en un plan B de Benavente: el bombing en su versión web, o Google Bombing. Ese extraño fenónemo que desconcierta a las masas que comprueban la pillería del buscador por excelencia.

Para ello he creado una nueva sección entre las muchas que pueblan la columna 2 de rabadilla!:



Por suerte o mala memoria, está bien vacía actualmente. El problema es que me temo que pronto empezará a crecer... Bueno, iba a meter Google Maps porque no lo puedo ver con Konqueror, pero entre que es una página en versión Beta y la versión de Konqueror que se está cociendo actualmente la soportará, me resistí. Lo ideal es que haya pocas Gueto-webs habiendo como hay estándares, pero temo que en un par de días la lista ya halla crecido.


PS- Recordar que la idea, como todo en rabadilla!, se distribuye bajo una licencia creative commons (infórmese a pie de blog) con lo que están todos invitados a reutilizarla si gustan y quieren colaborar a poner bombas contra los guetos.

10 septiembre 2005

Machado

Mary:

“Al viejo olmo herido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las aguas de abril y el sol de mayo
algunas ramas nuevas le han nacido... “

decía Antonio Machado.

He leído muchas veces ese poema dedicado al viejo olmo, incluso lo había aprendido de memoria pero hasta hoy no he comprendido plenamente lo que quería expresar el poeta.

Puede que Antonio Machado tuviese en su memoria la imagen, el recuerdo, la presencia de un olmo, viejo, mustio, a punto de secarse o aparentemente seco, pero de quien nos quiere hablar el sensible poeta es de sí mismo. El viejo olmo es el propio poeta, que ha sido herido por el rayo del destino, de la desgracia, o de la pérdida del ser más querido de su alma, con el corazón cansado, desilusionado, como podrido... que con las aguas de abril y el sol de mayo -la primavera-, ha sentido el aliento de una ilusión, de sentir el amor hacia alguien. Esas ramas nuevas, esos brotes tiernos, esa promesa de nuevas ilusiones son la promesa de un posible idilio que uno quisiera duradero, pleno...

Al igual que él, me siento viejo, desilusionado y acabado. Si a él una ilusión, un amor, ha despertado en su corazón nuevas ansias de vivivir, proyectos renovados y esperanza, a mí, tu filial cariño, me hace brotar ramas de ilusión para seguir tendiendo una mano a los adolescentes que no se conforman con dejarse llevar por la corriente insana de la comodidad, del ‘todo da igual’, del ‘a vivir que son dos horas’, del dejarse llevar por la corriente.

Hay que estar al lado de aquellos que presienten que hay una forma diferente de enfrentar la vida: luchando por crecer, por ser cada vez más independientes, por buscar otros modos de afrontar la corriente de la vida , porque quieren y tienen el derecho de soñar con una vida mejor.
Tus ojos no dejarán adormecer mi espíritu y me recordarán cada día que alguien espera.

NO CAMBIES...

"No cambies; sigue siempre así..."

Esta frase salida de labios adolescentes, en tonalidad dulce pero apasionada, y al brillo de una mirada intensa de ojos oscuros, me sobresalta y despierta en mí un sentimiento dormido de ilusión y esperanza en la cotidiana labor.

En otros tiempos estaba entusiasmado y convencido de la trascendencia de mi actividad profesional en la mejora de las expectativas de niños y jóvenes. De algún modo hacía mía aquellas palabras que sentenciaban que la educación era la palanca más poderosa para el mundo y mejorar a los grupos sociales a través del perfeccionamiento de cada individuo. Esa ilusión y esa fe ciega (al menos en el sentido de que no se me ocurría poner en cuestión mis creencias) en la trascendencia y eficacia de la labor docente me llevaban cada día a entusiasmarme y a multiplicarme tratando de encontrar en cada momento las estrategias y los recursos de contagiar entusiasmo, experiencia y conocimientos para despertar en los niños el afán por aprender, la energía para analizar, reflexionar y construir nuevos caminos en la solución de los problemas, la confianza en las propias capacidades y en la eficacia de la tenacidad.

El paso de los años, las heridas de tutores, padres y compañeros que temerosos, decían, de que mi
ímpetu dañase las frágiles mentes y perezosas voluntades de sus pequeños han intentado crearme problemas y amargarme la existencia; y los resultados cada vez más cortos, quizá por la pérdida de energía, ilusión o el clima de comodidad instaurado en nuestro medio social, han ido borrando de mi espíritu la confianza en el poder redentor de la labor educativa, han cortado las alas de mis sueños y han roto el ímpetu de mis palabras. La fe de antaño se ha vuelto duda, la fuerza del entusiasmo en caminar cansino y la creatividad de estrategias y recursos en acomodaticia inercia. Si a esto añadimos las convulsiones de esta civilización decadente que ha sustituido el altruismo por el interés inconfesable, la generosidad por el aprovechamiento y el idealismo por la ganancia, no debería de sorprender que me resultase inusitado que mis parcos recursos fuesen de utilidad para alguien y que ese alguien no sólo aprovechase de ellos, mas sintiese el necesario impulso de tener que manifestar gratitud y el deseo de que otros pudiesen contar con esa mano tendida.

Gracias Mary, con el corazón me expreso.

Si tú me has acogido como a una voz amiga, si has escuchado mis consejos con la confianza con la que escuchamos a un padre, si lo poco que yo te pude aportar te sirve para ser más tú y más persona, es que aún queda esperanza de que mis débiles fuerzas puedan ser útiles a alguien y esa esperanza me dará energía para tratar de rejuvenecer en mi trabajo.

¡Que miedo dan las judías!

Hay un tipo de programas que envidio de la televisión francesa, los reportajes que hacen sobre temas de actualidad. Creo que les cogí cariño en mis tiempos de estudiante de la Alianza Francesa, donde nos los ponían para aprender francés de verdad. Lo que tienen este tipo de reportajes típico francés es que intentan dar siempre una imagen humana de las cosas; se interesan por opiniones personales, normalmente el formato es el de un periodista que se inmiscuye entre gente corriente afectada por el tema.

Hoy me he cruzado en TV5 uno sobre el desalojo de la franja de Gaza. Para ello, el periodista de turno con la cámara a cuestas, se introdujo en un grupo militar formado mayoritariamente por mujeres (80%) que iba a tener que realizar desalojos. Eran muchachas jóvenes que estaban allí cumpliendo su servicio militar que estarían encargadas de sacar arrastro si así era necesario a mujeres y niños; por aquello de que no les sentase mal que un hombre las tocase (lo cual sucedía durante un desalojo, una mujer gritaba que sólo quería que la tocasen mujeres).

La imagen humana del asunto llegaba al culmen con tres individualidades. Una judía marroquí que se negaba a participar y le daban una baja médica. Una judía belga cuyo padre había participado en la colonización de Gaza de tal manera que chocaban el amor hacia el ejército israelí con lo que creían mejor para Israel. Una judía palestina que vivía en otra zona reconocida como colonia y que tenía claro que un día tendría que desalojarla también, además que se encontraba con conocidos durante las misiones.

La verdad, es que era duro imaginarse en su situación, pues mucha gente estaba en contra. Pero claro, uno se endurecía al escuchar como en el segundo desalojo, una zona con una playa salvaje preciosa las chicas se planteaban más dudas porque aquello era precioso... ¿manipulación de la audiencia?
Siempre he dicho que los reportajes y películas manipulan las imágenes para contar las cosas como les apetecen, pero también defiendo que siempre hay una fuga en la imagen, algo que se escapa y nos permite ver las cosas que nos interesan sin filtros. Yo no me quedo con el problema de la Franja de Gaza; me interesa otra cosa.

Lo curioso era que aquellas mujeres era judías de muchos sitios diferentes que iban a Israel a cumplir un servicio militar voluntario de 3 años, desde los 18 hasta los 21 al parecer. Me llamó la atención ver como les enseñaban a manejar y limpiar ametralladoras (que no usaban en la descolonización claro, pues entonces no habría oposición), como las entrenaban en la lucha cuerpo a cuerpo, y los lujos personales que tenían dentro del ejército: gafas de marca, peinados, aparatos electrónicos... En un ambiente militar, donde se les enseñaba a usar armas de fuego (a matar), se mantenía un ambiente de campamento de verano en el que ligaban con los superiores.

La pregunta que me quedó tras ver el reportaje fue pensar en cómo el padre de una de las soldados (espero que nadie me obligue a escribir soldadas) había defendido la colonización de Gaza. Lo narraba como una dura guerra por Israel. Aquellas chiquillas, pues eso eran, 18 años no son nada; en el reportaje tenían que levantar a mujeres y niños en brazos, tenían que ser fuertes ante canciones que decían que un judío no echa a otro y señoras que les obligaban a mirarlas a los ojos. Pero tal vez, en otra situación, las mismas chiquillas tendrían que disparar sus relucientes ametralladoras sobre gente de otras 'etnias'. ¿Qué sería más duro para ellas?

09 septiembre 2005

Traducir nombre a japones

Mi nombre en japonés por lo visto es muy marino 浜野 Hamano (campo al lado del mar) 拓海 Takumi (mar abierto).

El de Takumi, realmente parece bien chulo, y tiene buen sonido. Tendré que usarlo para algún nick.

Mira cual sería tu nombre japonés
Created with Rum and Monkey's Name Generator Generator.

08 septiembre 2005

¡El Mac Mola!

  • Tiene estilo
Porque trae de serie los fondos de escritorio de tigre y leopardo.



A Richal seguro que le encantan.

  • Es mejor que el HomeEnglish
Si seleccionas algún texto y eliges el servicio de Speech, y puedes hacer que el ordenador lea cualquier texto en inglés. Es una práctica excelente: entre lo desganada que suele ser la voz, y lo extraño que pronuncia ciertas palabras, requiere mucha atención. Si entiendas al Mac, ya te puedes atrever con cualquiera.

Si activas el reconocimiento de voz, entonces el Mac se desquita contigo. Si pensabas que sabias pronunciar alguna que otra palabra en inglés, o que el ingles informático es cosa fácil.... intenta que el sistema cierre una aplicación. El Mac te ignorará completamente, y no por rencor, porque te has burlado tu de el cuando te leía frases, si no porque sinceramente, con tu pronunciación no hay quien te entienda.

  • Porque es optimista.
Si falla la aplicación, no te preocupes, vamos a intentarlo de nuevo.

No hablemos sobre Dios en balde.

Dado que todos los que han hecho el test sobre religiones salían ateos o agnósticos, me he puesto a hacerlo, principalmente por ver qué tipo de preguntas se hacían... No puedo decir que no haya acertado porque me interesa ciertamente el ámbito de las religiones naturales; pero bueno, eso de que el cristianismo quede tan lejos y el judaísmo tan cerca resulta curioso. Pero vamos, el interés es "científico", pronunciarme como alguien que ha tenido que tocar la teología, con algún conocimiento de filosofía de las religiones y sobre todo como interesado en la metafísica sobre el tipo de preguntas. Diría que no está mal planteado, al menos no tanto como esperaba. Tiene cierto sentido, pero está muy centrado en el Cristo para luego pronunciarse sobre otras religiones. Y como no, cae en el principal problema que uno se encuentra si quiere tratar asuntos religiosos: simplificación de conceptos esenciales.

You scored as Paganism. Your beliefs are most closely aligned with those of paganism, Wicca, or a similar earth-based religion. You may also follow a Native American religion.

Paganism

67%

Judaism

63%

Hinduism

58%

Islam

54%

agnosticism

46%

Christianity

42%

Buddhism

38%

atheism

38%

Satanism

17%

Which religion is the right one for you? (new version)
created with QuizFarm.com


Por ejemplo, la pregunta 45 que plantea si el concepto de Dios ha sido creado por la gente. Pues la pregunta así planteada suena totalmente estúpida; ¿quién puede decir que sí a eso? Tal vez entiendo mal el concepto 'people', pero vamos por mucho que se refiera al pueblo o a la ciudadanía, carece del valor necesario para asignarla la posibilidad de haber introducido un concepto de carácter esencialista.

Pongamos un ejemplo sencillo. Podemos pensar en el 'hambre' como un concepto creado por el pueblo; pero no podemos decir lo mismo sobre la 'nutrición'. Lo mismo pasaría con Dios, especialmente si planteamos un estudio analítico de la generación de las religiones, cuyo proceso se inicia en el animismo, experiencia básica y cotidiana: ¿quién no se ha mosqueado con la máquina de turno que no le devuelve el cambio?. El proceso siguiente que sería la introducción de los signos, aparición de ritos, gestos religiosos y otros avances hasta el mito, que estaría lejos del pueblo al haberse introducido nuevas estructuras culturales. La llegada del mito es un roto terrible, se desprende de toda relación con el pueblo, entramos en estructuras de carácter cultural. De él se supone que surge conocimiento no sólo religioso, sino también empírico. Se dice, se defiende, que la filosofía nacería en Grecia a través del mito; y la filosofía es el origen de todo tipo de conocimiento actual. Claro que la filosofía no nace sólo en Grecia, pero la filosofía griega afecta mucho a nuestro desarrollo cultural occidental. Es decir, que preguntarse sobre la creación del concepto de Dios, implica preguntarse sobre el valor esencial y por ello real de cualquier tipo de conocimiento.

La nutrición puede proponernos renegar del hambre y reforzar su valor cuando sus exigencias nos son beneficiosas; el conocimiento no afirma necesariamente su origen en su desarrollo, aunque inevitablemente, mantiene restos de la temática. La descripción que se hace del ateísmo en el test, indica, acertadamente, que el ateísmo implica una fuerte creencia. No podemos olvidar, aquello de que "En la naturaleza nada se crea ni nada se destruye, todo se transforma". Pues seguimos siendo "naturales" -otro concepto esencialista que necesita ser entendido en toda su amplitud- mientras no se demuestre lo contrario.

Citaré, porque me gusta la sensatez de la respuesta, a un físico como Leonard Susskind hablando sobre la existencia Dios en una entrevista publicada en Suspiria:

Somos trogloditas mirando una pieza cuyo equipamiento está más allá de nueestro conocimiento. Pero encuentro la idea de Dios muy desconcertante. ¿Quién creó a Dios? ¿Puede Dios violar las leyes de la mecánica cuántica? El que crea que posee las respuestas está lleno de tonterías.

07 septiembre 2005

http://rabadilla.net

Eso de que una imagen vale más que mil palabras pienso que sólo es aplicable al caso de las descripciones, pues la siguiente imagen es expresiva por las palabras que reconocemos en ella.


La situación podría considerarse un buen punto de partida para discutir acerca de lo tramposas que pueden ser las imágenes; pero me emocionaría hablando de mis teorías sobre cómo las fotos están sometidas a las imágenes que las forman y seguro que me olvidaba de lo que tenía que anunciar: El plan de rabadillización mundial ha comenzado.
El dominio rabadilla.net ya existe; ahora, todos los que todavía no nos sigáis usando un agregador lo tenéis más fácil. Sí, porque incluso podréis poner las famosas tres uves dobles delante y no os perderéis; hemos pensado en los más tradicionales, en los que se leen todo el texto.

También hemos repartido un par de subdominios: xmanoel.rabadilla.net, fromoze.rabadilla.net y corvo.rabadilla.net para que podáis seguir más de cerca las aventuras de nuestros colaboradores en sus respectivos hogares. Porque ahora, colaborar con rabadilla! tiene grandes ventajas como un subdominio para tu blog y un forwarding (oh!, se me ha escapado... ahora los más inteligentes podrán enviar correos electrónicos a nuestro contribuyentes...)