03 septiembre 2005

Mac contra el RTF

Hasta ahora mi relación con el mundo Mac había sido fácil y agradable. Todo parecía funcionar bien. Lo que hacía normalmente con el ordenador no daba problemas: conectarme a un router Wi-Fi (increíblemente fácil y sin problemas), activar un cortafuegos (ya venía en el sistema), navegar por la red(tuve que instalarme el Firefox porque algunas páginas no las procesaba el Safari), chatear (mucho mejor que antes el AdiumX está realmente muy logrado), gestionar las fotos de la cámara(no hicieron falta ni driver si nada, soportada directamente), escuchar música(bueno, escucho música, pero no estoy al 100% convencido de que el iTunes sea lo mejor, pero a falta de otra cosa, yo viviré con el).

Ahh... pero hoy me surgió el primer y serio problema... Tenía que editar unos documentos .rtf creados en Word (por tanto el .rtf más incompatible del mundo).

Vamos a enfrentarnos a el:
  1. TextEdit: Abrirlo lo abrió, y podría haberlo editado, pero casi nada tenía el aspecto que debiese. Descartado. Nunca he entendido porque este programa que debería ser un editor de textos, se puede usar como procesador de texto. Solo vale para leer los readme de las aplicaciones antes de instalarlas.
  2. Office 2004 for Mac: Ni se me ocurrió usarlo. Seguro que funcionaba (aunque con las ya provebiales problemas de compatibilidad entre versiones de Microsoft, seguramente hubiese fallado algo). Pero solo tengo una versión de prueba. Necesito encontrar una solución definitiva, para usar a partir de ahora, y no solo los 30 días que tengo para probar.
  3. iWorks: ¡Coño! Como no me acordaba que Apple tiene su propio paquete de oficina. ¿Y si lo tiene porque viene el Office tambien instalado? Nada más abrirlo, ya me di cuenta. Cielos, que programa más feo y cutre. Y abrir el fichero .rtf casi explota. El fichero se veía horrible. Descartado tambien.
Así que tuve que recurrir al mundo del sofware abierto... a ver si tenía suerte.
  1. El OpenOffice (NeoOffice, creo que se llama aquí), seguro que lo podía. Pero es tan grande y tan coñazo, que por mucho ancho de banda que tengas se convierte en un dolor en bajarlo. Tenía que haberlo hecho antes de que me surgiera la necesidad. No tenía tanto tiempo.
  2. Así que puse todas mis esperanzas en el AbiWord. Mucho más pequeñito y fácil de instalar que todos los Office. ¿Y? Funcionó. Leyó el .rtf de Word 2000. Tan solo se hizo un pequeño lío con los nombres de los estilos que tenían carácteres extendidos, porque claro, fueron creados en Latin-1 y aquí todo va a UTF-8. Pero el texto perfecto. Así que ya me puse a trabajar con el.

    No es perfecto ni carece de problemas. De hecho, el interfaz gráfico de la versión de OSX de AbiWord, está muy defectuoso. Las fuentes se ven horribles si no se anima uno a poner zoom de más de 110%. Y la aplicación hace cosas extrañas y se casca justo antes de grabar los cambios. (Activar las copias automáticas nada más empezar a usarlo). Y de todas las aplicaciones que recuerdo es la más parecida al de Microsoft (no es ningún tipo de alabanza, tan sólo que supongo que esto hará que la gente pueda adaptarse a el lo más rápido posible).

    Pero los documentos salieron, los convertí en unos bonitos PDF y colorín y colorado. Por tanto creo que el AbiWord se quedará en mi sistema. Aunque inestable, me servirá para cubrir mis necesidades.


Ahora pregunto al público en general ¿estoy equivocado en que el mejor uso de iWorks es arrastrarlo a la papelera? ¿O me he apresurado? Diganme ustedes...

2 comentarios:

iago dijo...

De Keynote se habla muy bien. Y OpenOffice ya da soporte para MacOSX a partir de la versión 2.0.

Personalmente te recomiendo koffice ;)

rrey dijo...

OpenOffice soporta MacOSX ya (1.1.x), pero se necesita el servidor X11. No hay version nativa oficial. Unicamente neoffice, que funciona muy bien, por cierto.